top of page

El poder de las enzimas


Este artículo se basa en el libro "La Enzima Prodigiosa",

Best Seller del New York Times, escrito por el Dr. Hiromi Shinya.

 

La nutrición es la clave para la salud y una mejor calidad de vida, eso podemos saberlo, o al menos tener una idea de ello, pero investigaciones médicas recientes apuntan a un papel aún más crucial de ciertos nutrientes y componentes orgánicos.



¿Qué son las enzimas?


Las enzimas son moléculas orgánicas que actúan como catalizadores en las reacciones químicas que ocurren en las células, es decir, gracias a las enzimas, las reacciones necesarias para la vida suceden a la velocidad adecuada.


Las enzimas existen en todo aquello que está vivo, sin enzimas, la vida no puede existir, ya que no serían posibles las reacciones químicas celulares, de ahí su altísima importancia para nuestra salud. Todas nuestras funciones básicas del día a día requieren de enzimas, respirar, pensar, comer, sonreír... las enzimas están presentes en todo.


Las enzimas son sintetizadas o "fabricadas" en nuestro organismo, y a la vez, también las obtenemos de nuestros alimentos.


Cada enzima es de alta especialización, es decir, tiene una función única y exclusiva, como si habláramos de una llave que abre solamente un candado. Es por ello que el balance enzimático es clave para la salud, de nada nos sirve tener demasiadas enzimas con cierta función, si nuestro cuerpo requiere otra.


Nuestro cuerpo necesita enzimas para procesar todo lo que ingerimos o recibimos del medio ambiente, tanto los alimentos que nos permiten nutrirnos, y el agua que nos hidrata, como aquellas cosas que nos dañan, como la contaminación, los estímulos que nos estresan, y muy particularmente, aquellos vicios que nos llenan de toxinas, como fumar.



¿Por qué es tan relevante el libro publicado por el Dr. Hiromi Shinya?


El Dr. Shinya tiene más de 40 años de carrera médica, practicando tanto en Japón como en Estados Unidos, donde reside, y es jefe de de endoscopía quirúrgica del Centro Médico Beth Israel, en Nueva York.

Sus estudios, investigaciones, y práctica médica como especialista del sistema digestivo, lo ha llevado a conclusiones muy importantes sobre el impacto que tiene la alimentación en nuestra salud, no solamente al nivel de dominio público, sino sobre el impacto al combatir y eliminar enfermedades crónico-degenerativas como cáncer o diabetes.


Un dato clave: NINGÚN PACIENTE que el Dr. Shinya ha tratado de cáncer, tanto en tracto digestivo, y en otros órganos, ha vuelto a presentar la enfermedad una vez que siguen su estricto régimen alimenticio. Es correcto, 0% de sus pacientes han recaído por cáncer. He ahí su relevancia.


Este artículo no pretende que todos nuestros lectores cambien por completo sus hábitos alimenticios para seguir a pie de letra al Dr. Shinya, el objetivo clave es compartir la información más relevante de sus investigaciones, y así, permitir que cada quién incorpore aquellos elementos que decida para mejorar sus hábitos alimenticios, y primordialmente, su salud.



Elementos clave de las investigaciones sobre enzimas


ENZIMAS MADRE

La teoría del Dr. Shinya indica que todos los seres vivos nacemos con un número "predeterminado" de enzimas madre, es decir, una enzima precursora, que no tiene definida aún su función especializada final.


Conforme pasa la vida, el cuerpo humano le indica a esas enzimas madre qué funciones enzimáticas requiere, o si existe una deficiencia de cierto tipo de enzimas, es entonces que las enzimas madre se "convierten" en ese tipo de enzimas específicas que se necesitan.


Conclusión relevante: si tenemos un número finito de estas enzimas madre, debemos ser conscientes de en qué las ocupamos, por ejemplo, si decidimos gastarlas rápidamente en vicios como fumar o consumir alcohol en exceso, o decidimos reservarlas para disfrutar de mayor variedad de alimentos durante toda nuestra vida.


CÓMO CONSERVAR LAS ENZIMAS MADRE

Existen diversas práctias y hábitos diarios que nos ayudarán a conservar un buen nivel de reserva de enzimas:

  • Descansar bien: Dormir 7 a 8 horas diarias permitirá al cuerpo recuperarse y regenerarse, evitando consumir enzimas de más, y optimizando nuestro rendimiento diario.

  • Consumir alimentos vivos: Es decir, que nuestros alimentos sean lo menos procesados posibles. Si consumimos frutas y verduras frescas día a día, legumbres, semillas y frutos secos, lograremos que los nutrientes y enzimas contenidos en ellos naturalmente lleguen a nuestro sistema digestivo, a nuestros procesos vitales, y a nuestras células.

  • Hidrátate bien: Que lo primero que ingieras en el día al despertar sea agua. Tu cuerpo necesita agua pura para todos sus procesos, para transportar adecuadamente los nutrientes, para construir tus células, para todo. Dale los 6 a 8 vasos diarios que requiere.

  • Evitar vicios: como se mencionó arriba, nuestro cuerpo requiere enzimas para procesar, sintetizar o eliminar todo lo que ingerimos o recibimos, por lo cual, evitar fumar y el consumo desmedido de alcohol es muy importante.

  • Evitar ciertos alimentos: huye hasta donde sea posible de alimentos altamente procesados, con alto contenido de azúcar, o grasas, sobre todo las saturadas y de orígen animal, eso te ayudará a conservar nuestras reservas enzimáticas.

  • Cuidado con los medicamentos: una gran ventaja de la medicina moderna es que podemos tratar muchos padecimientos con apoyo de medicamentos especializados, pero debemos evitar automedicarnos o abusar de su uso. Si no es absolutamente necesario, tratar de evitar su consumo.



¡LA FELICIDAD IMPORTA!

Las investigaciones presentadas en este libro comprueban científicamente la importancia de la felicidad y los buenos pensamientos en nuestra vida. El estrés, la ansiedad, o las preocupaciones son igual de dañinas que la contaminación ambiental, puesto que general reacciónes químicas que nos llenan de radicales libres y aceleran los procesos de oxidación en nuestro cuerpo.


Al identificar las fuentes de nuestra ansiedad o estrés y trabajarlas, le ayudamos a nuestro cuerpo a no emplear enzimas en combatir esos radicales libres, y esos procesos de oxidación. Que todos nuestros antioxidantes maestros se enfoquen en mantenernos jóvenes, y apoyar los procesos naturales de órganos clave como el hígado y el corazón.


¿Y LOS SUPLEMENTOS ALIMENTICIOS?

El Dr. Shinya recomienda suplementarse de acuerdo a las necesidades específicas de cada persona, para dar a nuestro cuerpo los nutrientes y enzimas que necesita para mantenerse en óptimas condiciones.


Particularmente, recomienda consumir suplementos de enzimas digestivas, de los cuales existen diversas modalidades y marcas. Esto es fundamental para darle un apoyo extra a nuestro sistema digestivo, si podemos regalarle enzimas adicionales para procesar nuestros alimentos de forma adecuada, no solo cuidaremos nuestras reservas de enzimas, sino que podremos absorber mucho más eficientemente todos los nutrientes que contienen esos alimentos.



La historia continúa...


¿Sientes que es mucha información hasta el momento? ¡Y hay mucho más! Como queremos compartir contigo muchas más recomendaciones específicas, y sobre todo, enfocarnos en la vasta información sobre aspectos nutricionales que arrojan las investigaciones del Dr. Shinya, espera la siguiente semana nuestro artículo sobre Nutrición y Enzimas, en este mismo blog.


Te compartiremos información especifica de diversos grupos alimenticios, recomendaciones de superfoods, y mucho más. ¡Espéralo el próximo viernes!

 

Referencia:

Shinya, H. (2018). La enzima prodigiosa. Penguin Random House Grupo Editorial.


Nota: Este está a la venta a través de las principales librerías y plataformas en línea en México, tanto en versión impresa como en formato electrónico.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page