top of page

¡Cuídate de la gastritis!

¿Dolor de estómago frecuente? Podría tratarse de gastritis


Seguramente alguna vez te ha pasado que tras comer alimentos sientes ardor en el estomago y te comienzas a sentir mal, esto probablemente que se deba a algo conocido como gastritis, cuyo nombre seguro has escuchado infinidad de veces.


La gastritis es más común de lo que crees, no sólo en México, sino en el mundo entero. Se estima que aproximadamente un 80% de los mexicanos padecen gastritis, siendo más común en adultos que en niños. Se caracteriza por indigestión estomacal, dolor en la parte alta del abdomen, náuseas, así como sensación de saciedad después de haber comido. Ojo: la gastritis no siempre provoca signos y síntomas.


De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sólo el 20% de los casos de cáncer gastrointestinal son detectados a tiempo, por lo que existe una mortalidad por arriba del 80%, es decir, de no tratarse la gastritis a tiempo y dejar que evolucione, puede llegar a casos extremos como cáncer gastrointestinal, por lo que tener gastritis frecuente no lo deberías tomar a la ligera.

Ahora bien, ¿alguna vez te habías preguntado por qué se da la gastritis?


Lo primero que debes de saber es que para poder digerir los alimentos, el cuerpo produce ácidos sumamente poderosos o "jugo gástrico", que en junto con bacterias y proteínas, permiten que se digiera mejor lo que comes y que el cuerpo absorba todos los nutrientes que necesita. Sin embargo, para que esto pueda suceder y que el jugo gástrico no llegué a otras partes del cuerpo, el estómago cuenta con una “barrera protectora” conocida como mucosa gástrica.


La gastritis se da cuando hay una debilidad o lesión, y por tanto inflamación en la mucosa gástrica ocasionado normalmente por gran cantidad de jugo gástrico, produciendo así malestar en algo conocido como “boca del estómago” (parte superior del abdomen).



Los dos tipos de gastritis que existen son gastritis aguda que puede durar desde unas horas hasta días; y la gastritis crónica que se caracteriza por durar meses a años.


En general la gastritis está asociada con diferentes factores de riesgo como:


Infección bacteriana: Comúnmente (a nivel mundial) se da por una bacteria conocida como Helicobacter pylori la cual puede encontrarse en alimentos mal cocidos o en agua contaminada y puede dañar al estómago, debido a que soporta la fuerte acidez del jugo gástrico, por lo que le es fácil infectarlo. Esto puede prevenirse lavándote frecuentemente las manos y cominedo alimentos completamente cocidos.


Alimentos irritantes: Alimentos ricos en proteínas, grasas, lácteos, bebidas gaseosas y café, como ese rico mole que comes en ocasiones, los tacos, parrilladas, así como alimentos fritos, dulces, bocadillos, alimentos salados y ricos en grasas.



Varios de estos alimentos pueden permanecer mucho tiempo en el estómago, lo que provoca que se produzca más jugo gástrico para digerirlos y por tanto el estómago se inflama. Adicional a esto, hay alimentos como frutas poco maduras que tienen una elevada acidez que también es irritante para el estómago. Además, algunos estudios han reportado que comer demasiado rápido o tener horarios irregulares de comida puede tener una relación directa con a estos síntomas.


Uso frecuente de analgésicos como aspirina (ácido acetilsalicítico), ibuprofeno y naproxeno pueden provocar desde gastritis aguda hasta crónica. Tomarlos de manera regular puede reducir una sustancia clave que ayuda a preservar la mucosa gástrica y por tanto pueden llegar a ser irritantes para el estómago.


Consumo excesivo de alcohol y cigarro. El alcohol y el cigarro no sólo pueden irritar sino también desgastar la mucosa gástrica y por ende se vuelve vulnerable ante los jugos gástrico, peor aún, su consumo excesivo puede provocar gastritis aguda.


Ayunos prolongados (de 24 a 48 horas o más): El jugo gástrico se produce de manera constante habiendo alimentos o no, por lo que, si se hace un ayuno prolongado este irritará constantemente el estómago haciendo que se inflame y por tanto, de gastritis.


Estrés y ansiedad: Debido a que nuestro cuerpo esta totalmente conectado, cuando padeces de estrés o ansiedad, tu cuerpo lo reciente y afecta a muchos órganos de tu cuerpo, entre ellos el estómago, donde incrementa la cantidad de jugo gástrico, que al llegar al incrementar, poco a poco debilita la mucosa gástrica, generando así inflamación e incluso algo conocido como gastritis nerviosa.



Edad avanzada: Los adultos mayores en particular tienen mayor riesgo de padecer gastritis y esto es debido a que la mucosa gástrica se vuelve poco a poco más delgada con la edad y por ende tienen más probabilidades de enfermarse de alguna bacteria (como Helicobacter pylori u otras).


Otras enfermedades como: Gastritis inmunitaria que se caracteriza cuando el cuerpo ataca a las células que producen la mucosa gástrica, lo que se traduce en una menor protección del estómago y por tanto, generando así irritación e inflamación. Esta enfermedad es más frecuente en personas con enfermedad de Hashimoto y diabetes tipo I, e incluso por deficiencias de vitamina B12. Esta relacionada de igual forma esta asociada con la enfermedad de Crohn, infecciones parasitarias e incluso con el VIH.


La combinación de 2 o más de estos factores pueden empeorar los síntomas de gastritis. Para la mayoría de la gente la gastritis no es tan grave, sin embargo, de presentarse con frecuencia (2 veces a la semana o más) podría tratarse de un problema más grave como reflujo gastroesofágico.


Si padeces gastritis es importante que consultes a un médico (nunca está de más, créeme) pues te orientará más hacia cómo modificar tus estilos de vida, enfocándose también en tu dieta y te dará el tratamiento adecuado dependiendo de la situación en la que te encuentres (en especial si la gastritis es constante).

En Vitary nos encanta cuidar tu salud por lo que te recomendamos Probioctic, un poderoso suplemento que contiene una mezcla de bacterias probióticas (bacterias que son amistosas con tu intestino y aportan efectos benéficos para tu salud) cuidadosamente seleccionadas que apoyarán a tu estómago para que tengas una mejor digestión, así como función inmunitaria saludable.

 

Referencias:



· Pentti Sipponen & Heidi-Ingrid Maaroos. (2015). Chronic gastritis. Scandinavian Journal of Gastroenterology, 50:6, 657-667, DOI: 10.3109/00365521.2015.1019918


· Li, Y., Su, Z., Li, P., Li, Y., Johnson, N., Zhang, Q., Du, S., Zhao, H., Li, K., Zhang, C., & Ding, X. (2020). Association of Symptoms with Eating Habits and Food Preferences in Chronic Gastritis Patients: A Cross-Sectional Study. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM, 2020, 5197201. https://doi.org/10.1155/2020/5197201


· Gobierno del Estado de México, Secretaría de Salud. (2015). La acidez estomacal, causa frecuente en servicios de urgencias. Gobierno del Estado de México. Secretaría de Salud. Recuperado de: https://www.gob.mx/salud/prensa/la-acidez-estomacal-causa-frecuente-en-servicios-de-urgencias


· Rello, M. (2018). Helicobacter pylori, huésped indeseable en el estómago de los mexicanos. Revista MILENIO. Recuperado de: https://www.milenio.com/estados/helicobacter-pylori-huesped-indeseable-estomago-mexicanos


· Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades. (2016). Gastritis. Gobierno del Estado de México. Secretaría de Salud. Recuperado de: https://salud.edomex.gob.mx/cevece/documentos/difusion/tripticos/2016/Semana%2049_2016.pdf


· Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). (2019). Evitar consumo de alimentos irritantes, tabaco y alcohol disminuye riesgos de padecer cáncer gastrointestinal. Instituto Mexicano del Seguro Social. Recuperado de: http://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/201906/153

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page